Revista sobre educación y liderazgo educativo DYLE Nº4

DYLE Nº4

Experiencias

Empezamos cambiando nuestro patio

Ana B. Echevarría

Equipo directivo del CEIP Los Albares

Isabel Royo

Equipo directivo del CEIP Los Albares

Itziar San Miguel

Equipo directivo del CEIP Los Albares

Iván Diego

Coordinador de los proyectos pilotos de NEMESIS (Valnalón. Asturias)

Ana Cristina Blasco Serrano

Profesora de la Facultad de Educación de Zaragoza

Teresa Coma

Profesora de la Facultad de Educación de Zaragoza

NEMESIS (www.nemesis-edu.eu) es un proyecto europeo de investigación-acción (Elliot, 1989) que tiene como objetivo elaborar un modelo pedagógico que permita impulsar procesos de innovación social en centros educativos. Financiado por el programa de investigación e innovación Horizonte 2020 y coordinado por el Instituto para la Innovación en el Aprendizaje de la Universidad Friedrich-Alexander de Nuremberg, NEMESIS cuenta con la participación de centros educativos, institutos de investigación y entidades del ámbito de la innovación social de seis países de la UE.

NEMESIS pone el foco en el proceso y las relaciones que se generan durante el desarrollo de un proyecto más que en el producto final. Así, entendemos la innovación social en educación como un proceso de aprendizaje colectivo y colaborativo para el empoderamiento y la activación socio-política del alumnado a través de la participación activa en procesos de cambio social.

NEMESIS basa su propuesta en un elemento central que son los laboratorios de co-creación. Un laboratorio de co-creación es un punto de encuentro, un grupo estable de trabajo donde personas que se preocupan por el lugar en el que viven dialogan y colaboran en la identificación y resolución de problemas que desde lo local contribuyen a construir una sociedad mejor y más justa. El alumnado colabora con otras personas y entidades de su comunidad para crear, planificar y llevar a cabo proyectos sostenibles que abordan problemas que afectan a su barrio, pueblo o ciudad y, cómo no, reflexionar sobre el proceso.

Esta apertura a la comunidad, la oportunidad de relacionarse con personas adultas y conocer distintos puntos de vista sobre un mismo tema busca desarrollar en el alumnado una mirada más crítica, reflexiva y consciente de la complejidad de los problemas que afectan al barrio o al centro y de la multitud de actores y entidades que entran en juego.

El proceso contribuye además a la adquisición y desarrollo de competencias para identificar oportunidades de cambio social, colaborar y relacionarse con los demás y, como colectivo, llevar a cabo acciones innovadoras para construir una sociedad más democrática, justa y sostenible. NEMESIS ha desarrollado un marco de competencias propio y, lo que es más importante, un método para la evaluación de las mismas que describiremos con más detalle en otra sección de este artículo.

 

 

Periodo de prueba

Durante el curso 2018-2019 esta metodología se puso a prueba por primera vez en 8 centros educativos de Francia, Grecia, Portugal, Reino Unido y España. Después de una formación inicial, NEMESIS puso a disposición del profesorado una serie de documentos, herramientas y métodos colaborativos para facilitar su puesta en práctica en el aula y les prestó apoyo durante el curso. Al finalizar el curso escolar, organizamos una serie de grupos de discusión con todas las personas implicadas en el proyecto que nos han permitido identificar otra serie de impactos muy interesantes en la autonomía del alumnado, el sentido de pertenencia y una mayor conexión con la realidad social que les rodea.

En definitiva, estas primeras experiencias piloto en contextos educativos tan reales como diversos nos han permitido mejorar el modelo, simplificar el lenguaje y sobre todo identificar una serie de elementos característicos de la puesta en práctica de NEMESIS que quedan perfectamente reflejados en la experiencia del CEIP Los Albares.

La participación del CEIP Los Albares en el proyecto NEMESIS comenzó en septiembre de 2017. Durante el curso 2017/2018 varias maestras del centro recibimos formación y trabajamos en colaboración con los otros miembros del consorcio, con el objetivo de definir el concepto de Innovación Social en Educación y de diseñar el marco en el que se moverían los proyectos pilotos de los centros educativos de Europa que forman parte del proyecto.

En septiembre de 2018 nos pusimos manos a la obra y lo primero que hicimos fue preguntar a los alumnos qué les gustaría cambiar de su colegio, la mayoría de las propuestas se dirigieron a la mejora del patio. Empezamos a diseñar el guion de nuestro proyecto, “Playground Challenge”. El objetivo visible del proyecto era conseguir tener un patio más acogedor e inclusivo, un espacio en el que cada alumno encontrase su sitio. El objetivo subyacente, que da sentido a NEMESIS, es desarrollar en los alumnos las competencias necesarias para ser innovadores sociales. A lo largo del proyecto se desarrollan de manera paralela dos aspectos: el visible que es la mejora del patio y el oculto que es la formación de nuestros alumnos como ciudadanos globales.

 

 

Actuación

¿Por qué nos vimos en la necesidad de realizar esta actuación en nuestro centro, siendo que el colegio apenas tiene 9 años de vida y debería cumplir con todos los requisitos para dar respuesta a las necesidades de los alumnos? Porque en su día se diseñó sin tener en cuenta la opinión de sus usuarios principales, el alumnado y las maestras. En consonancia con la Guía para la evaluación y mejora de la educación inclusiva (Index for Inclusion) (Booth y Ainscow, 2002, Azucena Gonzalo (2019) explica que “se plantea como un error de base que sean exclusivamente los arquitectos los que diseñen los centros: deben ser equipos disciplinares los que planteen las necesidades de un edificio educativo para que sean los arquitectos los que definan los aspectos técnicos en base a esas necesidades pedagógicas.” En el CEIP Los Albares así lo entendemos y consideramos que dentro de estos equipos interdisciplinares debe incluirse como parte esencial a los alumnos.

Lo que buscamos con el proyecto “Playground challenge”, no es enseñar a los niños lo que es ser un ciudadano global, sino que lo pretendemos es que lo vivan, para que a través del proceso de trabajo mejoren el patio y adquieran las destrezas que un ciudadano global debe tener. De esta manera se cumple la filosofía del PEC del CEIP Los Albares tiene como objetivo formar ciudadanos:

  • críticos, participativos, activos y comprometidos
  • democráticos
  • que respeten las normas
  • que confíen en sus posibilidades y en las de los demás para mejorar el mundo
  • responsables con el medio ambiente
  • empáticos con los quienes les rodean

Queremos ciudadanos críticos, participativos, activos y comprometidos, que no se queden en la mera opinión de lo que está mal o bien, si no que sean capaces de realizar propuestas de cambio, que participen en el proceso de cambio de una manera activa y que se comprometan en la realización de esas propuestas.

¿Qué hemos hecho para fomentar el espíritu crítico, participativo, activo y comprometido?

Utilizando el modelo OPERA (Own-Pair-Explain-Rank-Arrange) todo el alumnado del colegio, desde 1º de primaria, participaron en la propuesta y selección de ideas para mejorar el patio. Valoraron las propuestas de sus compañeros, dejaron que valorasen las suyas y seleccionaron las que cumplían los requisitos marcados:

  • que se pudieran realizar con material reciclado,
  • que pudieran realizarse en la medida de lo posible por los propios alumnos con la ayuda de adultos,
  • que dieran respuesta a necesidades de grupo,
  • que solucionase algún problema de convivencia.

Estas propuestas se llevaron a un Co-lab formado por el alumnado voluntario, familias, maestros y expertos. Se eligieron aquellas que se valoraron como más factibles de sacar adelante, dejando pendientes el resto, para futuras actuaciones.

Algunas de las actuaciones que se han realizado o que se están realizando son las siguientes:

  • Puesta en marcha de la Brigada Ecológica, los alumnos de 6º hacen de mentores de los de 1º y 2º, que son los responsables de vigilar la limpieza y separación de residuos en el patio.
  • Guardatappers: para conseguir reducir los residuos del almuerzo, facilitando el traer el almuerzo en envases reutilizables.
  • Guardagafas: para ofrecer a los niños con gafas un lugar en el que dejarlas mientras realizan deportes.
  • Huerto orgánico en infantil y primaria: zona de ocio en el recreo y que se está incluyuendoen el trabajo del aula por parte de todos los docentes.
  • Zona de juegos tradicionales: petanca y bolos.
  • Zona de arqueología.
  • Reciclado de pizarras, para que puedan escribir en el patio.
  • Pintar campo de datchball.
  • Pintar neumáticos para poder jugar.
  • Juegos de suelo y una web que explica cómo jugar con la ayuda de pictogramas.

A través de este proyecto han aprendido que no todo es igual de importante, han aprendido a ser críticos con sus propuestas y con las de sus compañeros y sobre todo han descubierto que es posible cambiar lo que no te gusta, el patio no tiene porqué ser siempre como lo hemos conocido, lo podemos mejorar.

Durante este proceso de participación todo el alumnado del colegio es consciente de que sus opiniones son importantes y que con ellas pueden cambiar la vida de los demás. Las decisiones no vienen tomadas por los adultos que dirigen el colegio, ni por sus padres o madres, son las propuestas de sus compañeros y compañeras, esto para ellos es muy importante.

La participación en el proyecto no se queda en la aportación de ideas, hay que seguir trabajando. Es necesario comunicación, por lo que se eligen 2 representantes por aula, desde 1º de primaria, para acudir semanalmente en el horario de recreo a las reuniones de coordinación. Llevamos desde octubre de 2018 con estas reuniones y el ánimo no decae. Semanalmente acuden los representantes para saber cómo van las actuaciones propuestas, qué pueden hacer desde el aula y comentar aspectos nuevos. Si hay que organizar alguna actuación es el momento de hacerlo, ellos tienen la responsabilidad de trasladar a su grupo de clase las decisiones tomadas en la reunión de coordinación. El compromiso con el proyecto es total, porque ven que lo que ellos propusieron se va realizando y lo están realizando ellos mismos.

En este momento, diciembre 2019, seguimos trabajando sobre las propuestas seleccionadas, pero ya empezamos a diseñar actuaciones similares en los espacios de la localidad. Los alumnos también están trabajando para llevar algunas de estas propuestas a zonas de Zaragoza.

Análisis de la repercusión del proyecto en la comunidad

Tras un curso en el que el proyecto NEMESIS fue tomando forma, se ha realizado un proceso de investigación-acción, en la que han participado todos los agentes implicados (alumnado, profesorado, familias, agentes del entorno y externos).

El primer objetivo era analizar cómo las propuestas habían ayudado a mejorar las 14 competencias de innovación social en la comunidad educativa. Este análisis cualitativo se realizó a través de dos grupos de discusión, uno con alumnado (18) y otro con familias, profesorado y agentes externos (6). Además, se han incluido las observaciones del cuaderno de campo del profesorado, las narrativas realizadas por el alumnado de quinto y sexto sobre su experiencia en el proyecto, y los datos obtenidos a través de un cuestionario (80 niños y niñas de 5º y 6º) de competencias desarrollado para el alumnado en el equipo de investigación.

En el análisis de palabras destaca la palabra proyecto, ya que la dinámica de NEMESIS ha tomado forma en el centro y decir NEMESIS equivale a participar y trabajar para la mejora más allá del centro. Esta idea de un mundo mejor se plantea tanto por las familias como por el alumnado, “…al principio… me explicaban las cosas y yo decía ¿para qué es esto?, y me parecía una tontería, y luego, ya entendí para qué era todo esto. Y ahora está mejorando nuestro recreo, también nuestro pueblo” (niña 8, FG).

En cuanto a las cuatro competencias que generan oportunidades para crear un valor social, se percibe una mayor incidencia en la visión de un mundo mejor y especialmente en empatía, donde el hecho de colaborar y ayudar ha favorecido su desarrollo “(…) me encanta ayudar en el cole y ver cómo otros se sienten bien jugando” (J.T. 6º, narrativa).

Sin embargo, se observa la importancia de seguir trabajando el pensamiento responsable y crítico y la autoeficacia, ya que ha aumentado la confianza en sus posibilidades “(…) no nos trataron como a unas niñas que tenían una idea, sino que nos trataron como si fuéramos dos personas que querían traer un proyecto al colegio” (I. niña, FG). Aunque es importante que se siga desarrollando la búsqueda de nuevas soluciones. Por otra parte, hay que destacar la importancia que ha tenido el proyecto para la autonomía de alumnado ACNEEs “…niños ACNEEs… están destacando porque… sienten que están aportando ideas al centro” (Directora, FG).

En las cuatro competencias relativas a la construcción de relaciones sociales: abrazar la diversidad, comunicación social, eficacia en equipo y toma de decisiones colaborativa, democrática y planificada, se observa una percepción de cambio “Al cambiar ella, nosotras hemos ido cambiando” (Madre, FG), aunque habría que seguir incidiendo en la implicación para animar a otros en la construcción colectiva, “(…) estamos hablando ya de niños-padres y con toda la comunidad educativa, porque estamos también con el ayuntamiento y con todas las entidades que necesitemos, eso es lo que enriquece este proyecto” (Jefa estudios, FG).

De las seis competencias que implican innovar desde la acción, la mayor incidencia está en resiliencia social y flexibilidad mental, solidaridad y compromiso con los demás “(…). lo que te llama la atención es implicación, esto de la educación de los críos… “(Padre, FG), y uso de los recursos para un objetivo común. Las tres competencias restantes, inciden nuevamente en la necesidad de un mayor aprendizaje reflexivo “…me ha enseñado a cuidar el medioambiente” (JV, niña, narrativas), especialmente cuando hay que compartir con otros. Ya que, en la competencia resolución de problemas de manera creativa y compartida, hay una percepción de la importancia de compartir.

 

 

Se ha analizado cómo esta participación ha influido en las actitudes, creencias y percepción del profesorado respecto a su práctica educativa. Después de un año de proyecto la totalidad del claustro destaca lo importante que ha sido para ellas descubrir que puedes confiar plenamente en los alumnos. Pero los niños han llegado mucho más lejos, ahora nos proponen que seamos las maestras los que pensemos cómo podemos hacer el colegio más acogedor para nosotras. Sienten que estamos pensando mucho en ellos y poco en nosotras.

Si les preguntamos a nuestros alumnos qué es NEMESIS lo más probable es que contesten que es un proyecto para mejorar el patio de su colegio, y es verdad. “Playground challenge” es el proyecto a través del cual hemos decidido implementar en nuestro centro la filosofía de NEMESIS. Lo que hay debajo de este proyecto de patio es el objetivo final de NEMESIS: Queremos desarrollar un modelo educativo que estimule el sentido crítico de los estudiantes de primaria y secundaria, que despierte su conciencia social ante los problemas de su comunidad y que los dote de las herramientas necesarias para intentar solucionarlos. Es decir, un modelo que empodere a los alumnos para ser motores de cambio. Empezamos por cambiar el patio, ¿hasta dónde llegaremos?

 

Referencias

Booth, T., & Ainscow, M. (2002). Guía para la evaluación y mejora de la educación inclusiva. Consorcio Universitario para la Educación Inclusiva. Universidad Autónoma de Madrid, 16.

Elliot, J. (1989). Investigación-acción. Morata: Madrid.

Gozalo Ausín, A. (2019). Cuatro claves para la transformación de los centros educativos. DYLE. Dirección y Liderazgo Educativo, 2. Recuperado de https://www.dyle.es/categoria/numero-2/ el 9 de diciembre de 2019

Copyright © 2021 · dyle.es · Nota legal · Todos los derechos reservados